Warhol v. Goldsmith, el fair use en el arte plástico

Decía el afamado escritor Oscar Wilde (1854-1900): “Life imitates art”. Siguiendo esta premisa, ¿el arte contemporáneo dialoga con el arte pasado? De ser así, ¿qué separa la inspiración artística del apropiacionismo? Este ha sido el debate generado en la Corte Suprema de los Estados Unidos, en el marco del asunto judicial Warhol v. Goldsmith.

En 1984, la revista estadounidense Vanity Fair (VF) publicó en una de sus ediciones mensuales un artículo dedicado a la vida y obra del músico Prince. Para ilustrar el reportaje, VF encargó al reconocido artista plástico Andy Warhol la creación de una serigrafía del rostro del músico. Para ello, Warhol empleó como referencia artística uno de los retratos fotográficos de Prince capturados en 1981 por la célebre fotógrafa Lynn Goldsmith. La autora dio su consentimiento para el tratamiento de su obra, estableciendo como condición que la fotografía solo se utilizara para los propósitos encargados por VF. Sin embargo, incumpliendo lo acordado con Goldsmith, Warhol creó 15 obras adicionales, alterando así la obra original de la fotógrafa. Estas creaciones artísticas recibieron el nombre de “Serie Prince”.

Años más tarde, en conmemoración del fallecimiento del músico, Condé Nast, sociedad matriz de VF, solicitó a la Fundación Andy Warhol (FAW) – titular de los derechos de explotación del pintor – publicar la obra “Prince Orange”, incluida en la “Serie Prince”. Cuando Goldsmith avistó en l

...

¿Te ha gustado este artículo?

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades