Una empresa deberá triplicar la indemnización a una trabajadora despedida cinco días antes de cursar un ERTE

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Cataluña ha declarado improcedente el despido objetivo de una trabajadora a raíz de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus y, por ello, ha de ser indemnizada con una compensación adicional a la establecida en la ley para poder reparar el daño producido por la pérdida del puesto laboral y la no inclusión de la trabajadora en el ERTE de la empresa.

La Sala ha fijado en casi 3.500 euros la indemnización adicional resultante que le corresponde a la trabajadora como lucro cesante. Pues, si la empresa le hubiera incluido en el ERTE que cursó por fuerza mayor tan sólo cinco días más tarde de extinguir la relación laboral, la empleada se habría podido acoger a las medidas extraordinarias sobre protección de desempleo aprobadas a raíz de la pandemia.

La actora venía prestando servicios para la empresa demandada desde noviembre de 2019 como indefinida hasta que fue despedida a finales de marzo de 2020. La compañía es una sociedad dedicada a la movilidad y traslado internacional de trabajadores y familiares de empresas que contratan sus servicios. A raíz de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus y, especialmente desde la declaración del estado de alarma en el estado español y el cierre de fronteras, así como las restricciones de movilidad de las personas, se cancelaron y pospusieron los servicios contratados a la demandada, procediendo a despedir a la trabajadora alegando que le era imposible asumir t

...

¿Te ha gustado este artículo?

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades