Tsunami a la vista en las indemnizaciones por despido

Corría mayo de 2002 cuando el Gobierno de José María Aznar publicaba por sorpresa un Real Decreto que cambiaría las condiciones económicas de los despidos improcedentes (aquellos cuya causa se considera no amparada por ley), vigentes hasta entonces casi sin cambios desde el primer Estatuto de los Trabajadores de 1985.

Se eliminaban, en la práctica, los salarios de trámite con la creación de los conocidos como “despidos exprés”, y se ponían las bases de la reducción del coste indemnizatorio que Mariano Rajoy acabaría materializando de forma definitiva el 12 de febrero de 2012. Se hacía desaparecer el despido exprés y eliminaba definitivamente los salarios de trámite, salvo para los casos residuales de despidos nulos, y reducía la indemnización de despido improcedente a 33 días de salario por año de prestación de servicio con el límite de 24 mensualidades.

Desde entonces, la recuperación de los salarios de trámite y la vieja indemnización de 45 días por año con el límite de 42 mensualidades ha formado parte de casi todos los programas electorales de los grupos de izquierdas. Sin embargo, lo cierto es que Pedro Sánchez y sus ministros de Trabajo no han revocado el status quo heredado de la época Rajoy, justificando la decisión en la necesidad de cumplir con los objetivos económicos marcados por Europa.

Y precisamente Europa es quién obliga ahora a rectificar como consecuencia de la denuncia formulada por el sindicato UGT ante el Cons

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (3 votos)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades