TRAS SU “PÁJARA”, EL PRESIDENTE YA NO DISIMULA EN UN PAÍS DE TONTOS

«Dios es justo. España es una nación maravillosa. Tenemos de todo. Arte, Historia, un idioma que habla medio mundo. Unos paisajes increíbles, meteorología envidiable, mar y montaña, una gastronomía única, y un sentido de la vida, la de los españoles, incomparable. Por lo tanto, Dios ha procedido a equilibrar a última hora nuestras ventajas para no reincidir en su injusticia. Y nos ha llenado España de tontos. Somos el país con más tontos del mundo, y los gobernantes más tontos del mundo, y somos tan tontos, que todavía no nos hemos apercibido de ello. Yo estoy con un pie fuera de esta vida. Lo siento por ti, que aquí te quedas» (Antonio Mingote).

 

“Dichosos los ojos de ustedes porque ven y sus oídos porque oyen” (Evangelio de San Mateo 13-16).

 

EL PRESIDENTE ha emprendido una nueva huida hacia delante de consecuencias imprevisibles para nuestra democracia lanzando una ofensiva intimidatoria contra la autonomía de los jueces y la independencia de los medios de comunicación.

 

EL PRESIDENTE ha instituido una “dictadura emocional” centrada en su persona y donde no sólo se persigue al disidente, sino a la realidad. La obediencia ha de ser ciega y total.

 

EL PRESIDENTE en una entrevista en la televisión pública, concretó que el «punto y aparte», como calificó su decisión de continuar al frente del Ejecutivo, consistirá en la próxima puesta en marcha de medidas legislativas para controlar a jueces y periodistas díscolos.

 

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (3 votos)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades