PEDRO DEBERÍA DEBATIR CON SÁNCHEZ PARA SABER POR QUÉ ESPAÑA NO LE QUIERE

Pedro es audaz, temerario, narcisista,…un gran impostor. Pedro es Pedro y su exclusivo interés es Pedro. Traspasa cualquier límite y cualquier convicción que tenga es mucho más débil que su ambición. Traspasa cualquier limite: es su éxito y su mayor peligro. Cualquiera a dos pasos del precipicio se detiene: él no.

 

Con él el PSOE se ha dejado hacer una operación de taxidermia: el partido centenario parece vivo pero no lo está. Pero el ”sanchismo” es precisamente una manera de mantenerse en el poder a cualquier precio. Es una forma de entender la política en la que todo vale, con o sin el PSOE de trampolín.

 

En el partido tienen la sensación de injusticia muy grande porque no les echa una crisis financiera internacional como en 2011, sino su propia acción de gobierno. El problema no es lo que se hace desde el Gobierno sino como y con quien y ya nadie les cree desde que Sánchez renunció a un proyecto de país para obsesionarse con un proyecto de minorías. Como en todos los Gobiernos puede que algunos aspectos de su labor hayan sido positivos, pero no es él quien la defiende nadie le cree.

 

Ahora Pedro quiere debatir. Decenas de comparecencias de prensa sin preguntas, ni una explicación sobre por qué ha hecho justo lo contrario de lo que prometió en la pasada campaña, y se ha convertido en el adalid de la confrontación dialéctica.

 

 

Pero Pedro ahora quiere debatir. Pero solo quiere hacerlo con Feijóo y además 6 veces

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (1 voto)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades