Otra zancadilla al ahorro para la jubilación

Mientras el Estado tiene suspendidas desde 2011 las aportaciones al plan de pensiones de los funcionarios, exige un mayor esfuerzo a las empresas que sí realizan esos ingresos por sus trabajadores. No parece la mejor táctica para incentivar los planes de empleo

El Gobierno está castigando a las empresas que tienen planes de empleo para sus trabajadores, ya que mientras en la legislación anterior se permitía un plazo de dos años sin aportaciones desde la incorporación a la empresa, la nueva normativa reduce ese plazo a solo un mes. Aparte del lío jurídico que hay montado, con una ley que dice una cosa, un reglamento que puntualiza otra, y unas consultas a Seguros y a la Seguridad Social que, según muchos juristas, dicen lo que no estipula la ley, lo cierto es que ponérselo más difícil a los pocos que tienen planes de pensiones para sus empleados no parece lo más adecuado para convencer a las empresas de que apuesten por este instrumento de salario diferido que tan bien puede servir para complementar la pensión pública.

Siempre he sido una convencida de las bondades de los planes de pensiones en las empresas. Es una manera de que no solo los trabajadores con salarios más altos puedan ahorrar para la jubilación, sino de que todos podamos ir haciendo nuestro colchoncito que nos pueda valer si tenemos un tropiezo en nuestra vida laboral, o simplemente para complementar nuestra pensión. Y es verdad que si no es la empresa quien aporta por nosotros, es difícil q

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (1 voto)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades