NADA ES GRATIS: LA CONFISCACIÓN SILENCIOSA

La presión fiscal supera el 42% este año frente al 35,2% en 2019: cada ciudadano pagará unos 10.700 euros en impuestos frente a los 9.260 euros de 2019

 

Nos encontramos en plena campaña de la renta y todos nosotros hacemos nuestra declaración utilizando el servicio web de la AEAT sin ser plenamente conscientes de que, cada año, pagamos más impuestos manteniendo el mismo nivel de renta y riqueza. Parece sensato pensar que los ingresos de las arcas públicas deberían variar conforme lo hace la actividad económica, de modo que, si la economía crece lo hará la recaudación tributaria y viceversa. La realidad muestra una progresiva y menor correlación entre ambos factores.

 

El año pasado, los ingresos tributarios de las rentas de los hogares alcanzaron la cifra récord de 109.485 millones de euros, un 16% más que el año anterior y un 26% superior a los de 2019. El tipo efectivo en el IRPF superó el 14% el año pasado siendo el más elevado desde el inicio de la serie histórica, mostrando una senda alcista desde el año 2008 donde fue el 10,9%.

 

Esto implica que en los años de crisis aumentaron los ingresos tributarios a pesar de la caída del PIB. Basta con fijarnos en que el tipo efectivo en 2020 fue el mismo que antes de la pandemia, lo que pone en duda la relación directa entre impuestos y actividad económica.

 

Así pues, teniendo en cuenta que, actualmente no hemos recuperado el PIB prepandemia, todo apunta a que la presión f

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (1 voto)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades