Más cansancio, más viejos y más bajas

Hay un hartazgo que empapa a cada vez más empleados, un hastío que desapega al trabajador de su empleo, que se suma al envejecimiento de las plantillas y al empeoramiento de la sanidad pública

España registra más bajas laborales que nunca. Es un fenómeno preocupante, tanto que hace un año provocó un hecho que (lamentablemente) cada vez es más extraño. Puso de acuerdo a los jefes de sindicatos y las patronales. En el V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva UGT, CC OO, CEOE y Cepyme afirman lo siguiente: “Manifestamos nuestra preocupación por los indicadores de incapacidad temporal derivada de contingencias comunes”.

A cierre de 2023, según el Ministerio de Seguridad Social, las incapacidades temporales por contingencias comunes registraron una prevalencia media de 47,3 por cada 1.000 asalariados. Es el máximo al menos desde 2007, cuando empiezan los datos. Entonces era 32,4, cifra que cayó hasta un mínimo de 19,1 en 2012.

Doce meses después de que los representantes de los trabajadores y de los empresarios lanzasen esta advertencia, los indicadores no solo no se han corregido, sino que mes a mes arrojan peores escenarios.

El problema se recrudece porque las razones que lo impulsan evolucionan negativamente. Entre ellas está que la población trabajadora española envejece y las proyecciones demográficas auguran aún más arrugas, lo que anticipa más problemas de salud en las plantillas. Además, las listas de espera de la sanidad

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (2 votos)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades