Lo de la inviolabilidad parlamentaria se nos ha ido de las manos

El Congreso de los Diputados estalló en una vorágine de enfados, frustraciones y reproches el pasado miércoles 23 de noviembre después de que una diputada de Vox, Carla Toscano, lanzara un ataque contra la ministra de Igualdad, Irene Montero, por la llamada ley ‘solo sí es sí’. Carla Toscano afirmó que el único mérito de la ministra es «haber estudiado en profundidad a Pablo Iglesias», en referencia a su pareja, que fue fundador de Podemos. Mientras el debate presupuestario español giraba en torno a la propuesta de gasto del Ministerio de Igualdad, Carla Toscano arremetió contra las críticas de Irene Montero a las sentencias judiciales que han reducido las penas tras la aplicación de la nueva Ley Orgánica de Libertad Sexual. La diputada de Vox dijo que habría que tener cara de «cemento armado» para llamar machista a la judicatura cuando el “único mérito” de la ministra es “haber estudiado a fondo a Pablo Iglesias”.

Menos de una semana después, Irene Montero estaba diciendo en el Congreso de los Diputados que el PP promueve “la cultura de la violación”. Esa manifestación se realizó en base a anuncios y campañas de Gobiernos del PP y del propio partido político, produciéndose automáticamente el enfado de la bancada de los populares.

En el mismo periodo se han vertido numerosos insultos de diversa índole sobre otras cuestiones. A este respecto, se ha llegado a emplear una serie de términos como el de “filoetarras” o “f

...

¿Te ha gustado este artículo?

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades