LAS REFORMAS DE LAS PENSIONES Y LA LABORAL DEBERÍAN CENTRAR LA CAMPAÑA ELECTORAL DE LAS GENERALES

Sin embargo Pedro Sánchez parece decantarse por una campaña “ideológica” y saca el “dóberman” a pasear

 

Lo primero que llama la atención es que un presidente tan demócrata como Pedro Sánchez, que presume de buscar consensos y rodeado de cientos de asesores, al final prescinda de todos ellos en un momento tan trascendente como el adelanto de una elecciones generales.  El líder socialista justificó el adelanto ante la necesidad de detener la ola conservadora y está convencido de que sus medidas económicas están provocando un tirón de la economía (aunque sea la última en recuperar el PIB pre-Covid gracias a los fondos europeos) y pretende movilizar a la izquierda para que vaya a las urnas a defender sus reformas de pensiones o laboral, de las que está muy satisfecho. Para conseguirlo, intentará revivir en el imaginario colectivo el fantasma de la unión entre la “extrema derecha” con “la derecha extrema” para repetir el éxito de la foto de Colón.

 

Su análisis de los datos electorales es que los socialistas mantuvieron el apoyo popular en los comicios del 28-M, pese a perder siete autonomías y varios ayuntamientos señalados como Sevilla o Valencia y no lograron recuperar el de Barcelona. La salida de las administraciones se debe al batacazo de Podemos, que no logró siquiera representación en Madrid y en la Comunidad Valenciana. Por eso está convencido de que el resultado de las generales dependerá de la

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (1 voto)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades