LAS PENSIONES Y LA DEUDA PÚBLICA

Está sumida en una ‘falsa sensación de ahorro’ en su circuito propio de deuda y reinversión

El proyecto de Fondo de Reserva inicial no es el de ahora

 

La ministra encargada de la Seguridad Social, Elma Saiz, hizo gala de la promesa de rellenar de nuevo la hucha de las pensiones con 25.000 millones esta misma década. Detrás de esa promesa –a su vez, heredada de José Luis Escrivá– hay un cambio en las reglas del juego y un círculo vicioso de deuda.

 

La salud financiera de las pensiones está tocada y se verá más presionada en las próximas décadas. Así lo tenía previsto el Pacto de Toledo cuando creó un Fondo de Reserva, una hucha de la que echar mano cuando la mayor generación de la historia española, la del ‘baby boom’, saliera en masa del mercado laboral y empezara a cobrar sus merecidas pensiones.

 

La diferencia desde su concepción inicial es que esta hucha ya no es ningún ahorro: no se nutre de las cotizaciones sociales que sobran –el superávit–. Se ha resucitado esta hucha a través de una nueva cotización que no genera un derecho adicional a pensión –el MEI–, privando de unos ingresos que ya no sobran a un sistema que es deficitario desde hace más de una década. En sí, ya es un mayor esfuerzo.

 

 

¿Qué ocurre ahora? La hucha de las pensiones está sumida en una ‘falsa sensación de ahorro’ dentro de su particular circuito de deuda y reinversión. Se aparta un dinero

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (5 votos)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades