LAS CUENTAS ANUALES Y EL RIESGO QUE SUPONE NO PRESENTARLAS

Las cuentas anuales son documentos que contienen cierta información económico-financiera de una compañía y que debe depositar anualmente en el Registro Mercantil. Debido a este deber de publicidad, la información incluida en estos documentos puede resultar consultada por cualquier persona.

La información recogida en estos documentos puede incluir, entre otros, el balance, la cuenta de resultados, el estado de cambios en el patrimonio neto, el estado de flujos de efectivo, y la memoria.

¿Cuándo se tienen que presentar las cuentas anuales?

Las cuentas anuales deben ser presentadas al finalizar el ejercicio contable recogido en los estatutos sociales de la compañía, que normalmente coincide con el final de año, es decir, el 31 de diciembre.

Por lo tanto, una vez cerrado el ejercicio, las empresas disponen de tres meses para formular las cuentas anuales. Si cogemos de ejemplo el 31 de diciembre, el cierre del plazo para formular las cuentas anuales sería el 31 de marzo.

Una vez hayamos formulado dichas cuentas, la junta general tiene seis meses desde el cierre del ejercicio social para aprobarlas. Por lo tanto, el plazo para aprobar las cuentas anuales finalizaría el 30 de junio.

Por último, las compañías tienen la obligación de depositar las cuentas anuales aprobadas por los socios en el Registro Mercantil que en cada caso corresponda. El plazo para proceder a su depósito es de un mes desde la aprobación de las cuentas anuales. En este senti

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (1 voto)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades