LA SUBIDA DEL SMI YOLANDA DIAZ, “EL TERROR DE LOS PELLETS”: DE VICTORIA EN VICTORIA HASTA EL FRACASO TOTAL

En la esfera económica, una decisión desencadena una serie de efectos. En el caso del SMI, el primero es inmediato y visible, los trabajadores cobrarán un salario básico. Pero esa medida envía gente al paro y reduce la contratación, pero esto no es inmediato y no es visible a la opinión pública.

 

 

Ahora pasan a un segundo plano sus grandes victorias en el ámbito laboral entre “biquiño y biquiño”: reducción estadística del desempleo ocultando el paro de los fijos discontinuos, reducción de la jornada laboral hasta llegar en 2025 a 37,5 horas frente a la cifra de 37,8 horas que es actualmente la media real, el retraso en la llegada de los fondos europeos tras la no convalidación de su reforma de los subsidios de desempleo, ahora alza la bandera de la enésima subida de SMI, no acordada con las empresas y se permite ingenuamente (o populistamente) abrir un debate “sobre los salarios, elevadísimos, de la dirigencia empresarial de nuestro país”.

 

El Gobierno ha decretado una nueva subida del salario mínimo (SMI) para 2024, con lo cual su incremento desde 2018 será de un 54%. En su reciente comparecencia en el Congreso, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Sra. Díaz ha  ha negado la existencia de impacto negativo alguno sobre el empleo, profetizada por los desalmados economistas (neo) liberales, por los empresarios y por la oposición. Las fuerzas del mal, alineadas en siniestra coalición contra los trabajadores.

 

El de

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (2 votos)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades