La inadecuada comercializacion de “derivados sofisticados” ante el riesgo de los tipos de cambio. Repitiendo los mismos errores del pasado.

En un contexto de globalización económica son muchas las compañías mercantiles españolas que importan productos o materias primas con el fin de incorporarlos a su proceso productivo.  Y el pago de tales importaciones de fuera de la eurozona, suele requerir el empleo de divisas (dólar, yen) de primer orden.

Así las cosas, teniendo en cuenta que en muchas operaciones comerciales suele mediar un período de tiempo entre la compra y la entrega de las mercancías existe un riego evidente derivado de la fluctuación al alza del tipo de cambio de la divisa.

Con el fin de minimizar eventuales sobrecostes los Departamentos de Comercio Internacional de las entidades de crédito han venido comercializando para sus clientes los denominados “seguros de cambio”. Un “seguro de cambio” es un acuerdo que asegura el tipo de cambio actual para una operación en una fecha futura determinada.

Mediante la contratación de este producto la compañía se asegura que en el vencimiento de la obligación de pago podrá comprar divisas a un tipo de cambio fijo. Si en el momento del vencimiento el euro se apreciase por encima de este umbral la compañía estará igualmente obligada a comprar estas divisas a este tipo de cambio. Por el contrario, si el euro se depreciase por debajo de este umbral , la compañía estará protegida de esta diferencia de cambio en la compra de esta divisa.

De este modo, el “seguro de cambio” permite “estabilizar” a un coste fijo la transacción en div

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (1 voto)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades