LA HUELGA VUELVE COMO HERRAMIENTA DE NEGOCIACIÓN CON LA INTENSIDAD DE HACE UNA DÉCADA

La tendencia empresarial a la congelación salarial en plena escalada inflacionista fuerza a plantillas y sindicatos a recurrir a este instrumento de presión en la negociación colectiva con una media de más de 1.500 afectados por jornada.

 

La huelga nunca ha sido un fin en sí mismo, sino un instrumento para equilibrar las relaciones de fuerza en una negociación, es una herramienta. Esa herramienta está siendo cada vez más utilizada por los trabajadores, y por los sindicatos que les representan con en el creciente goteo de conflictos laborales que se está dando en los últimos meses por todo el país y pese a que, por ley, cada jornada de paro les supone la pérdida proporcional del salario y las cotizaciones.

 

Según los datos de los ministerios de Trabajo y de Inclusión, un total de 194.603 trabajadores secundaron entre enero y noviembre huelgas en las que se perdieron 505.965 jornadas de trabajo (1.514 diarias, 10.604 semanales). De mantenerse el ritmo, el primer registro sería el mayor desde los 207.316 de 2012, cuando, en el primer año de su aplicación, la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy allanó los despidos colectivos tanto como para llevarse por delante un millón de empleos en un lustro. Mientras, el segundo solo se vería superado por el de ese ejercicio, cuando se llegó a 758.866.

 

Muchos de aquellos conflictos estaban relacionados con ERE, con despidos y con otras situaciones que propició la reforma laboral, c

...

¿Te ha gustado este artículo?

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades