La entrega de un preservativo no implica consentimiento sexual

El hecho de entregar un preservativo no implica necesariamente el consentimiento para que se produzca una penetración sexual. Este era el hecho fundamental al que se agarraba un hombre, condenado a seis años de prisión por agresión sexual, cuyo recurso de casación ha sido desestimado por el Tribunal Supremo.

Todo comenzó con una conversación entre el ahora condenado y la chica, una menor de 16 años, que había sido su pareja durante algo más de un año y que había cortado la relación un año antes del momento de los hechos. En un momento dado, el hombre la abrazó con intención de besarla, a lo que ella respondió propinándole una bofetada. Entonces, él se la llevó a una zona apartada mientras le introducía la mano por debajo de la ropa interior, llegando a golpearla ante la resistencia de la joven. Posteriormente, según los hechos probados que constan en la sentencia, le bajó los pantalones y las bragas. Antes de penetrarla, ella le entregó un preservativo y le pidió que se lo pusiera. Durante el coito, ella le pidió que parase y manifestó que le estaba doliendo en reiteradas ocasiones.

Por estos hechos, la Audiencia Provincial de Soria condenó al agresor a seis años de prisión por delitos de agresión sexual de los artículo 178 y 179 del Código Penal, a cinco años de libertad vigilada y a once años de prohibición de acercamiento a la víctima. Tras recurrir en apelación al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, este confirmó ínte

...

¿Te ha gustado este artículo?

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades