Herencia Intestada

La sucesión mortis causa puede producirse por distintos procedimientos: sucesión testada, sucesión intestada, sucesión contractual y sucesión forzosa.  

La sucesión intestada puede definirse como aquélla sucesión hereditaria que se defiere por la ley a falta de testamento o, existiendo este, por su ineficacia o imposibilidad de ejecución, o por la falta de previsión sobre herederos forzosos.  

 

Supuestos de herencia intestada: 

Se establece una enumeración de supuestos en los que debe ser aperturada la sucesión intestada, a saber: 

  • Cuando se produce el fallecimiento sin que haya sido otorgado testamento, o cuando habiendo sido otorgado, éste fuera nulo o hubiera perdido después de su validez. Así, la jurisprudencia ha establecido que el testamento nulo da paso a la apertura de la sucesión legítima.  

La Falta de testamento puede ser acreditada mediante la exhibición del certificado negativo del Registro de Actos de Última Voluntad.  

 

  • Cuando el testamento no contenga el señalamiento de la institución de heredero, en todo o en parte de los bienes, o no disponga de todos los bienes que correspondan al testador.  

 

  • En los siguientes supuestos: 
  • Cuando son se haya cumplido la condición suspensiva impuesta al heredero.  
  • Cuando el heredero premuere al testador. 
  • Cuando el heredero repudia su herencia sin tener sustituto y sin que haya lugar al derecho de acrecer.  

 

  • Cuando el heredero instituido es incapaz de suceder.  
...

¿Te ha gustado este artículo?

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades