Derivados financieros

Los derivados financieros son los productos financieros que habitualmente se venden o para obtener una ganancia o para dar coberturas para una actividad adicional (por ejemplo el derivado para proteger cambio de divisas); este tipo de derivados se suelen vender a compañías con mucho flujo de caja. El mayor ejemplo de un derivado financiero que podemos calificar tóxico son los llamados derivados financieros de cobertura de tipo de interés, que posteriormente al 2008 supusieron pérdidas tremendas.

Estos productos no suelen entrañar ningún tipo de riesgo para el Banco o entidad financiera que los comercializa puesto que ellos ganan dinero por la comisión y el el riesgo al que se exponen lo suelen cubrir mediante un derivado financiero espejo o mediante otro tipo de contratos financieros con el cual cubren el riesgo, por tanto habitualmente el que tiene más las posibilidades de perder es el cliente, ya que las condiciones suelen ser bastante complejas y el banco vive de ganar dinero.

 

En los últimos años hemos vivido una época de inestabilidad económica muy elevada. De hecho, cosas como la subida del Euribor era algo que se esperaba que sucediese de aquí a unos años, y muestra de ello era que se trabajaba en el Euribor plus para evitar este panorama de tipos 0. Otro ejemplo de estos fenómenos inesperados fue la tendencia del cambio de divisa, por ejemplo del Euro dólar en la que se llegó a necesitar más de un Euro para comprar un dólar, algo que no habí

...

¿Te ha gustado este artículo?

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades