CONDENADO POR ENTRAR EN SU POPIA CASA

Mis estimados lectores, este es el último post del año 2023 y, como dicen los abogados en los juicios cuando van a empezar el trámite de conclusiones, seré breve, ya que soy consciente de que en estas fechas quien más quien menos está muy atareado y tiene poco tiempo para leer un post de este humilde letrado que suscribe.

Sin embargo, créanme si les digo que este post es importante. Su importancia reside en que es un error muy extendido –incluso entre profesionales del derecho– pensar que, hasta que no se atribuye el uso de la vivienda familiar a uno de los cónyuges, cualquiera puede entrar en ella.

Pues no. Siento mucho decirles que cuando un matrimonio o pareja de hecho entra en crisis, aunque la vivienda familiar sea de los dos, aunque no se haya atribuido su uso a ninguno de ellos, hay casos en los que uno de los miembros de esa pareja puede cometer un delito de allanamiento de morada si entra en la que ha sido la vivienda familiar.

 

 

EL CASO

En septiembre de 2014 un hombre –por desavenencias con su entonces esposa– se fue de casa y se instaló, primero, en casa de sus padres y, después, en un piso de alquiler, dejando en la vivienda familiar distintos objetos de su propiedad.

Hasta septiembre de 2015 –fecha en que fue presentada la demanda de divorcio– este hombre acudió en varias ocasiones a la vivienda familiar a visitar a su hija menor y recoger sus enseres p

...

¿Te ha gustado este artículo?

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades