CALOR Y TRABAJO

El Real Decreto 1561/1995 regula la reducción de la jornada o limitaciones en el horario. El artículo 23 marca que se puede producir una reducción del tiempo de exposición si los riesgos son “especialmente nocivos”. Esto no implica una rebaja en el salario de los empleados. Mientras que en el artículo 24 habla de todos los que tienen que realizar su trabajo en el campo. La norma marca que “por condiciones anormales de temperatura y humedad, la jornada ordinaria no podrá exceder de seis horas y veinte minutos diarios y treinta y ocho horas semanales de trabajo efectivo”.

 

Alguna comunidades autónomas también han hecho algunos refuerzos para evitar los efectos negativos del calor en todos los empleados. Por ejemplo, en Andalucía la jornada intensiva en el sector de la construcción se modifica en la época de verano, concretamente de los meses de junio a septiembre. Su horario cambia normalmente de 8:00 a 15:00 o de 8:30 a 15:30, dependiendo de la provincia. Mientras que los trabajadores del campo tienen jornadas de seis horas y media o siete.

 

El Real Decreto 486/1997, que habla sobre condiciones de seguridad en el trabajo, marca que “la exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no deberá suponer un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores”. Además, en el Anexo III se explica que la temperatura en la que se realicen “trabajos sedentarios”, por ejemplo, oficinas,

...

¿Te ha gustado este artículo?

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades