Básicos: Los contratos de Software

Cuando abordamos una cuestión tan amplia como los contratos de software, lo primero que el lector debe considerar es que no existe un único tipo de contrato de software, sino que nos encontramos ante una pluralidad de contratos que regulan todo el ciclo de la vida del producto y las diferentes modalidades en el que se puede manifestar este. 

Por lo tanto, necesitaremos dotar de mecanismos contractuales que regulen tanto la creación de este, con la correspondiente atribución de la propiedad intelectual, su explotación por terceros, sus mejoras, la prestación de servicios de mantenimiento, etc. Adicionalmente, y como ya indicamos, la regulación de la explotación dependerá de la propia naturaleza del software y de la fórmula de explotación elegida por los titulares de los derechos, por ejemplo, nos encontramos desde la simple licencia, que en ocasiones se establece como un contrato de adhesión, a contratos con las modalidades On-site, SaaS, PaaS, IaaS.

Respecto del contrato de creación del software, el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, dedica un título completo a los programas de ordenador y regula de manera específica, el concreto régimen del autor asalariado que “cree un programa de ordenador, en el ejercicio de las funciones que le han sido confiadas o siguiendo las instrucciones de su empresario, la titularidad de los derechos de explotación correspondien

...

¿Te ha gustado este artículo?

5/5 - (1 voto)

Recibe todas las mañanas en tu buzón todos las novedades jurídicas

Área de interes

Encuentra tu abogado

Especialidades